boxBannerCont.php

Estilo DF Weekend Jacky Bracamontes

Rodrigo Araiza

Viernes 8 de septiembre de 2017

 

Intensa es uno de los adjetivos que define con mayor precisión a Jacqueline Bracamontes. Y es que más que una característica, Jacky reconoce que vive de esa manera cada una de las facetas de su personalidad, por ello ahora que regresa a la televisión como conductora de la sexta edición del reality La Voz… México, decidió dar un cambio a su imagen poniéndose en manos de Koleston para dejar atrás la temporada de rubia y regresar al castaño que tan bien le va y, según dijo, es el tono ideal para este momento en el que vuelve a la pantalla chica en la producción que busca nuevos talentos musicales. EstiloDF capturó las primeras imágenes de Jacky con su nuevo look, quien habló del empoderamiento que le genera el refrescar su apariencia.

 

Inicias una temporada de trabajo y estrenas look…

Estoy muy contenta de volver a La Voz… México, un proyecto del cual estoy enamorada, por lo mismo pensé que debía hacer algo diferente, regresar a los orígenes, porque en realidad el castaño oscuro es mi color natural. Una de las frases que más me gustan es “renovarse o morir”, aunque no es mía me identifica mucho, y esta ocasión sí aplicó, además me siento feliz de estar con EstiloDF presumiendo ese cambio.

 

¿Te genera estrés pensar que puede ser brusco el cambio?

¡No, me encanta, me divierte sorprender! Obviamente que no me voy a poner en manos de cualquiera, por eso elegí Koleston, porque con nadie más me atrevería a hacer un cambio como el que hice la vez pasada a pelirroja y ahora a castaña. Es un tanto drástico, con el rojo sí fue arriesgarme mucho, porque en ese momento buscaba un cambio radical; ahora el castaño sé que me queda, ya está probado, aunque no lo haría con nadie más que no fuera el equipo de Koleston.

 

Igual que tú, la campaña de Koleston es intensa…

Muy intensas, así somos las mujeres; aunque en la actualidad se tome con una connotación negativa, en este caso se habla de las que somos intensas en sentido positivo, por ejemplo, las que somos mamás somos intensas porque ahí estamos, cuidando a los hijos, pendientes de todo lo que está alrededor de ellos. Con nuestra pareja también: si que remos mantener el amor y que esté presente la chispa de la pasión, hay que ser intensas, buscar detalles que reconquisten a nuestro compañero, y en la vida personal está incluida nuestra apariencia porque queremos vernos interesantes al ciento por ciento, entonces esa es la intención de retomar esa expresión en sentido positivo.

 

¿Qué dice Martín, tu esposo, cada vez que le das un giro a tu imagen?

No me ha visto porque me lo acabo de hacer, pero sí te puedo decir que la reacción de Martín cuando me puse roja fue muy agradable para mí, me dijo que de cualquier forma le encanto y eso es lo que una mujer espera que su marido le diga al hacerse algo que refresque su apariencia; espero que eso también me diga cuando me vea hoy.

 

Y tus hijas, ¿te dicen algo?

No se fijan mucho, a ver ahora que ya están más grandes cómo reaccionan, me voy a fijar cómo me reciben, pero mi marido desde que me ve me dice: “Ah, te cambiaste el pelo, se te ve divino, te ves guapísima”.

 

Por lo que percibo, es de suma importancia el cabello en tu arreglo…

¡Totalmente! Pero no sólo en mi caso, en cualquier mujer es importantísimo tener el cabello bien cuidado porque te da seguridad. Yo me puedo poner chapitas y rímel y  ya estoy lista, pero con el pelazo radiante, intenso.

 

Para hacer match con una marca, ésta debe ofrecerte un plus, en el caso de Koleston, ¿qué fue eso que te hizo aceptar teñir tu cabello y con esto transformar tu imagen?

Lo principal es sentirte identificada, nunca me pondría frente a una marca si no creo que es la mejor. En este caso, aparte de que Koleston busca cambiarte la imagen, te cuida el cabello con el Tratamiento Gloss que viene en la cajita con cada tinte y que te da un brillo divino. Por otra parte, también cuenta con el nuevo Retoque Raíz 10, que es permanente y sólo te toma 10 minutos retocarte; otra opción es Retoque Raíz 3, el cual puedes traer en tu bolso y te saca de apuro de manera rápida y efectiva, es ideal para las mujeres que ya tenemos un poco de raíz porque se te va saliendo el color o empiezan a aparecer canas. Por todo esto, es una marca que nos consiente mucho a las mujeres, y a mí eso me hace sentir muy feliz.

 

Con la etapa de trabajo que viene para ti en los próximos meses y tomando en cuenta que te gusta ser mamá al cien, ¿cómo vas a repartir tu tiempo para no desatender a tus hijas?

Siempre lo he dicho: mi prioridad es mi familia, mi marido y mis hijas, pero también es cierto que amo trabajar, me encanta el proyecto de La Voz… México, estoy enamorada de él, y la gente me tiene muy identificada con el concepto, entonces para mí es un honor que me inviten otra vez, y mis hijas saben que viene trabajo.

 

¿Qué mecanismos articulas para que tus hijas Jacky, Caro y Renata no resientan tu ausencia en casa?

He hablado con ellas de que mamá debe trabajar; yo les pregunto: “¿Mamá dónde trabaja?” y ellas me dicen que en La Voz… México y me cuestionan que cuándo vamos al foro. El día que las llevé estaban emocionadísimas de que se sentaron en la silla de los coaches y me preguntaban para qué sirve eso y lo otro. Las sentaron entre el público y aplaudieron mucho, se emocionaron viendo a los participantes. Mis hijas ya saben a lo que se dedica su mamá y siento que al llevarlas al foro es una forma de educarlas también; sé que ellas se sienten orgullosas de mí, así lo veo, y por eso el día que no me ven saben dónde estoy, que su mamá está haciendo lo que más le gusta, pero sin sentir abandono porque les reitero mucho que son lo más importante para mí.

 

¿Qué haces cuando una de las nenas tiene un día difícil y tú no estás en casa?

Me tocó que Jacky y Caro estaban en la escuela y Renata en casa; me hablaron para decirme que estaba muy inquieta, pedí que me la pasaran, hice una videollamada, la saludé y le dije que viera con quién estaba, y le mostré por la pantalla que estaba con Maluma, Yuri, Carlos Vives y Laura Pausini; le hacía cariños y caras, y la otra atacada de risa con Laura, viendo parte de La Voz desde casa. Obviamente me encantaría estar en casa apapachándola, pero mamá tiene que trabajar y por eso me apoyo de todo lo que tengo para cumplir con mis labores.

 

Debes ser tan intensa como ordenada para cumplir con to – dos los deberes de mamá y esposa…

Mi mamá es todóloga y la admiro por eso, es buena mamá, buena hija, buena esposa, buena hermana; yo no sé cómo le hace, pero le estoy aprendiendo a ella todo lo que puedo, porque quiero que el día de mañana mis hijas me digan lo mismo, que soy todóloga porque saben que estoy metida en un foro, pero también al pendiente de sus llegadas de la escuela, de si ya comieron, de si les falta algo de la escuela, de si se necesita algo del súper o si tengo que hablar con la miss del colegio.

 

¿Te alcanza el tiempo para hacer todo eso?

Y para ir al súper, a la tintorería, a la farmacia, por los materiales de la escuela si se necesita algo en especial, porque sé que es mi labor, hay veces que me apoyo de gente, pero yo coordino todo como cualquier mamá que es cabeza de casa, al final del día todo tiene que fluir; hay cosas que salen mal y si pasan se corrigen, yo trato de hacer las cosas lo mejor que puedo, no soy perfecta, pero soy intensa y muy entregada con mi marido y mis hijas.

 

Acerca de los coaches, al parecer hay muy buena relación entre ellos…

He tenido la fortuna de llevarme muy bien con cada uno de ellos hasta la fecha, pero en esta ocasión es impresionante lo bien que se la pasan ellos, y también yo, eso se ve y se contagia. Aunque en la etapa de audiciones yo no estoy tanto con ellos, sino con las familias, eso me da oportunidad de conocer la historia de cada uno de los participantes, así me entero de lo que pasaron para llegar a la audición, y si al escuchar a alguien se voltea, corro a su silla a agradecerle que haya apretado el botón y le digo que qué bueno que lo hizo porque no sabe todo lo que sufrió ese chavo para llegar hasta ahí y ellos se mueren de la risa, así me pasa con todos; yo me emociono mucho con cada historia porque me involucro, y de esa forma, creo, también voy uniendo a los coaches con su equipo.

 

¿Te ha tocado alguna reacción no agradable de parte de los familiares de los participantes que no son aceptados?

Las familias se han portado divino conmigo, pero obviamente van con una ilusión y cuando no llega la respuesta que ellos esperan, viene mucha decepción, sobre todo cuando hay niños que ven audicionar a su papá, imagínate qué no les dicen a los coaches, ellos no lo oyen, pero después voy y les pregunto si se acuerdan de ese participante que era así y así, porque no saben todo lo que dijo su hijito de él o ella, aunque seguramente lo editan o le tapan el sonido, pero es parte del show y los entiendo. Yo me pongo a pensar que si una de mis hijas participara, sería muy difícil estar en el lugar de la familia, se sufre mucho.

 

Hablabas también de que te interesas en cada participante y su historia …

¡Lloro mucho! De felicidad la mayoría de las veces, pero en ocasiones también de frustración junto con ellos porque se contagia su sentir. Hay veces que el productor, Miguel Ángel Fox, se sorprende de que lloro tanto y me dice que soy actriz y es actuación, pero le digo que se actúa en el foro de una telenovela, pero La Voz… México es otra cosa. Se dio la ocasión de que un participante no llevaba familia y me fui a la cabina donde está el productor; fue una participación tan emotiva que terminé llorando, él me vio y le dije que no era actuación de mi parte porque ahí nadie me veía, no había cámaras, yo estaba de verdad conmovida, lo vivo intensamente.

 

¿Extrañas la otra parte de tu trabajo, el estar protagonizando una telenovela?

Confesándolo llanamente, sí, a veces lo extraño porque muchos años de mi vida hice eso y fue una etapa maravillosa, pero por otro lado no me imagino estar grabando una novela durante nueve meses, mínimo, o hasta un año en un foro, sin agenda, nada de cenas, de encontrarme con las amigas, nada de vida social, entonces lo pienso. Me imagino con la vida que tengo hoy, con tres hijas chiquitas que quieren estar con su mamá todo el tiempo, y ante esto concluyo que en este momento no es posible. A lo mejor ya que estén más grandes y que tengan sus vidas más independientes, con sus clases y sus amiguitos, quizá podría retomar, pero hoy no me quiero perder nada de la vida de mis hijas.

 

Y de volver a las telenovelas, ¿podría ser con otra empresa que no sea Televisa?

Esa es otra de mis ilusiones también: trabajar en otras partes, aprovechar esa libertad que ahora existe. Por ahora surgió este proyecto y lo tomé feliz porque me invitaron y porque lo quiero mucho, ¿cómo iba a decir que no?, pero el día de mañana van a llegar otras propuestas y seguro vamos a probar, ¿por qué no? Está súper interesante el panorama actual, no nada más conmigo, sino con gran parte de la comunidad artística.