Adiós brackets. Conoce cómo llevar un tratamiento ¡invisible!

A través de técnicas avanzadas y aplicaciones 3D, los ortodoncistas pueden alinear tus dientes con un tratamiento mucho más confortable

por: Victoria Martínez Enríquez

8 julio, 2021

Adiós brackets. Conoce cómo llevar un tratamiento ¡invisible!

Tener los dientes alineados es importante, pero ¿qué pasa cuando para lograrlo necesitas llevar por años un tratamiento que tampoco es cómodo o estético? La respuesta a estos males es la ortodoncia invisible.

Si ya diste el paso correcto de convertirte en un paciente para mejorar la estética de tus dientes, es buen momento para que conozcas modos más discretos y efectivos para corregir la posición de tus piezas.

El doctor Rodrigo López, especialista en ortodoncia de la Clínica RL Orthodontics, explica que la novedad está en un diagnóstico de tratamiento invisible, el cual implica pocas molestias o dolores en su uso -contrario a lo que sucede con los brackets-, así como la confianza de que es un tratamiento con buenos resultados ante pacientes de todo el mundo.

Adiós brackets. Conoce cómo llevar un tratamiento ¡invisible!

A través de este método se logra la correcta alineación dental; lo que se usa son férulas plásticas elaboradas a la medida del paciente, las cuales colocan de manera progresiva cada diente en la posición ideal y la precisión necesaria, lo cual se logra con técnicas avanzadas y aplicaciones 3D.

El doctor López considera que este tratamiento es mucho más confortable y, por lo tanto, hay menos desertores de él, ya que disminuye el tiempo del proceso en 60% en comparación con los procesos comunes.

Adiós brackets. Conoce cómo llevar un tratamiento ¡invisible!

Otro punto importante es que debido a que los dientes permanecen sin obstáculos, es más fácil el lavado, lo que hace que el tiempo de tu proceso sea más higiénico y te ahorres las molestas fisuras que provocan los alambres o las ligas.

“La única instrucción especial para los pacientes es que deben saber que los alineadores invisibles se utilizan 20 horas al día, es decir, sólo son retirados cuando el paciente ingiere alimentos”, explica el doctor, quien da a conocer que estos tratamientos oscilan entre 40 mil y 60 mil pesos en manos de profesionales.