El auténtico sabor italiano se encuentra en Cipriani

Por: Carolina Valdes

/ jueves 13 de junio de 2019

¡Una explosión de sabor en cada bocado!

En el corazón de Polanco, en la CDMX, se encuentra un restaurante con prestigio internacional que nos transporta directo a Italia con cada uno de sus platillos tradicionales. ¿Su nombre? Cipriani.

Los orígenes de este lugar van desde 1931, cuando su fundador, Guisseppe Cipriani, abrió Harry’s Bar en Venecia. Tras décadas de experiencia, este restaurante se ha vuelto muy exitoso y ahora podrás encontrarlo en diferentes rincones del mundo como en Europa, Medio Oriente, y por supuesto, Norteamérica.

Si te consideras un verdadero foodie, entonces amarás visitar este hot spot que se localiza en una de las ubicaciones más chic de Avenida Masaryk. Desde el primer momento en el que entras, te quedarás impactado con la decoración muy al estilo de un crucero de lujo, con toques blancos y piezas de moda que enamoran hasta al más exigente. Pero eso no es todo, ya que varias fotos originales de Elvis Presley y un espejo gigante le dan el toque perfecto para un decorado sumamente original y elegante.

Cipriani se ha convertido en uno de los restaurantes italianos más top del mundo y varias celebridades como la Reina Elizabeth II, Ernest Hemingway, David Beckham, entre otros, han disfrutado del auténtico sabor italiano que ofrece este lugar.

Al llegar, te recibe el gerente y te pasan a unas mesas bajas junto con sillones súper cómodos para que puedas disfrutar un gran momento con familia o amigos.

Algunos de los platos que probamos como entrada y que nos encantaron fueron la «Burrata a la Mediterránea», un delicioso Carpaccio alla Cipriani y Calamares Fritos con Salsa Tártara.

Cipriani procura no tropicalizar los platillos, ya que lo que quiere transmitir a cada comensal es el auténtico sabor italiano, como si cada probada te transportara directito a Nápoles o a Capri, es por eso, que cada una de sus pizzas, son elaboradas desde cero y su masa es súper delgada y deliciosa.

El plato que más nos conquistó fueron los Gnocchis caseros de papas “alla Gorgonzola», pues cada uno de los ingredientes hacen la mezcla perfecta para hacer una explosión de sabor en tu paladar.

Y para cerrar con broche de oro, nos deleitamos con un helado de vainilla hecho en casa junto con chocolate derretido y almendras caramelizadas. Para complementar, pedimos un merengue de vainilla, que es una de las especialidades de la casa, y va perfecto con un carajillo.

Si ya te dieron ganas de visitar Cipriani, lo encuentras en Av. Presidente Masaryk 311, Polanco, y te recomendamos hacer reservación, ya que se llena mucho.

Para más información visita cipriani.com

 

Conoce la versión digital de nuestra revista