En plena Riviera Maya, hospédate en una extensión de Marruecos

Layla nos sorprende en Tulum con una edificación con las características de las áreas tradicionales árabes, pero eso sí, con un toque mexicano

por: Victoria Martínez Enríquez

12 agosto, 2021

En plena Riviera Maya, hospédate en una extensión de Marruecos

Dicen los anfitriones del lugar que ahí llegas como invitado y sales como familia, y es que este hotel llamado Layla está edificado como si se tratara de una casa tradicional árabe, con todas las características de la arquitectura marroquí.

Dentro de la vasta oferta de Tulum, el lugar recrea los famosos riad, palabra que significa jardín, pero que se usa para referirse a los espacios tradicionales de Marruecos donde las habitaciones se encuentran alrededor de unos fastuosos patios llenos de plantas, fuentes o piscinas al centro.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Layla Tulum (@layla.tulum)

La intención de Layla es trasladarnos a esos paraísos, pero con un toque mexicano, para darle al visitante un ambiente de relajación y la sensación de estar entre esos paisajes de techos de cristal, grandes salones, maderas pintadas, muebles fastuosos y una algarabía de azulejos que mágicamente también dan cabida a un toque minimalista.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Layla Tulum (@layla.tulum)

El encanto de Layla también se encuentra en su privacidad, ya que posee pocas habitaciones que parten desde los 2 mil 100 pesos la noche por persona. En el andar por esta ciudad el espacio pasaría inadvertido, y es que su encanto está al interior, donde se vuelve un palacio de regocijo con un patio encantado. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Layla Tulum (@layla.tulum)

Como amenidades extra, Layla tiene un Burguer Bar, donde fusiona los sabores de oriente con el Caribe mexicano debido a la selección de ingredientes locales; incluye un Roof Top Bar dedicado en su totalidad al mezcal, con vibrante coctelería para ver los atardeceres desde la frescura de este espacio, que más que un hotel simula un hogar.