Un tesoro más de Guanajuato: Presa La Purísima

Cuando la sequía llega, bajo las aguas de esta área natural protegida aparece una imponente iglesia llena de historia

por: Victoria Martínez Enríquez

27 junio, 2021

Un tesoro más de Guanajuato: Presa La Purísima

De sus famosas callejoneadas, las momias, las carreteras colmadas de fresas y cajeta, la mejor oferta de zapatos de piel hechos por mexicanos o las minas abandonadas, ¡todo Guanajuato es un estuche de sorpresas, y otra muestra es presa La Purísima!

A 15 minutos en auto desde Irapuato, este lugar cumple con una paradoja, ya que es en época de sequía cuando mejor luce. Como toda presa, tiene sus altibajos, aunque lo llamativo de este cúmulo de agua está en su interior, donde se encuentra sumergido el templo de la Virgen de los Dolores.

El recinto data de mediados del siglo XIX y, a pesar de que una parte del año la cubre el agua, conserva su estructura original y unos imponentes arcos con grabados, justo abajo de su portentosa cúpula. 

Aunque los visitantes suelen llegar para hacer un paseo en kayak y acercarse a la construcción, la presa La Purísima también atrae a los locales, quienes a la fecha buscan tesoros y cuentan las historias de quienes ahí encontraron monedas de oro y otros vestigios.

La zona donde se encuentra fue declarada área natural protegida en 2005, y tiene una superficie de mil 200 hectáreas. La presa en sí fue hecha para evitar las inundaciones en la zona, como la que ocurrió en 1973. Es por ello que en 1979, por mandato de José López Portillo, entonces presidente, se construyó formalmente.

Además de la iglesia, bajo el agua también están los vestigios del rancho El Zangarro, construido en 1898 y donde se cultivaba maíz, frijol y garbanzo. Algunas partes eran de adobe y se perdieron con el agua, pero también tenía estilos neoclásicos y barrocos, un panteón, taller de costura y más. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Turin Red (@turin112)

Los paisajes del lugar son imponentes, pero los disfrutarás más con una charla de los locales y un día entero en actividades de la zona, donde se tejen los canastos de carrizo, se elabora un mole tradicional con tortillas hechas a mano o, según la temporada, se sirven buñuelos recién hechos.