× NOTICIAS DESTACADAS MODA BELLEZA ESTILO DE VIDA RECOMENDACIONES EDICIÓN DIGITAL MOTOR

Jaime Camil un mayordomo convertido en estrella

por: Elena Del Castillo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cuando Jaime Camil subió una fotografía a sus redes sociales sosteniendo una jarra y luciendo un smoking, durante la grabación de un detrás de cámaras, jamás se imaginó el revuelo que causaría en la web. “Jaime, los niños tienen sed y no hay naranjas”, era el mensaje que más se podía leer en sus redes, una clara referencia que sus seguidores le hacían aludiendo al icónico mayordomo de Tang, el protagonista de la célebre campaña publicitaria en los años 90.

La campaña #JaimeparaJaime se hizo viral en internet y no pasó mucho tiempo para que la marca más famosa de las bebidas saborizadas en polvo se sumara a la conversación y Tang eligiera a su nuevo Jaime. “Era algo irreal, porque la verdad es que todo empezó como una broma y de repente ya tenía mensajes y veía memes por todos lados que me decían ‘quiero más’.

Tang se puso en contacto conmigo y no pude decir que no, porque además de que se me hizo una idea muy padre, se trata de una marca muy cercana a los mexicanos”.

Para Camil, la campaña que se emitirá durante el verano también fue un “ganagana”, pues le dio la oportunidad de regresar a grabar a México después de llevar varios años radicando en Los Ángeles, y el pretexto ideal para reencontrarse con sus seguidores. Después de pasar toda una mañana conviviendo de cerca con decenas de seguidores que se dieron cita al poniente de la Ciudad de México para conocerlo, Jaime habló con EstiloDF para ahondar en las razones que lo animaron a ponerse el traje de mayordomo, además de profundizar sobre Broke, la nueva serie que estelarizará en Hollywood y que lo tiene viviendo una etapa “de ensueño” en la cuna del entretenimiento.

¿Cómo sucedió todo esto? Cuando era niño, en la primaria sufrí de constantes abusos por el comercial de Tang, bueno, creo que yo y cualquier persona que se llamara Jaime, jajaja; nos traían de bajada. Recuerdo que durante unas grabaciones, a alguien se le hizo gracioso tomarme una foto mientras yo usaba un smoking. Todo eso me remontó a esta memoria emotiva tan bonita de un comercial que hizo tanta historia en México y varios países. Estuvo muy simpático y me pareció buena idea subirla a Facebook como un chascarrillo, y apelar a esta memoria emotiva de los mexicanos que recordaban con tanto cariño, y pues aquí estamos. Estoy muy contento porque Tang es una marca que tiene una herencia espectacular en América Latina, ser parte de ello, y además con una campaña que está tan en top of mind, es una oportunidad increíble.

¿De qué forma le diste tu toque? Desde que subí la foto en broma, ésta tuvo una viralidad impresionante que nos sorprendió a todos, empezando por mí. Yo sólo puse “Jaime”, y de respuesta tuve miles y miles de comentarios y memes completando la frase “Los niños tienen sed y no hay naranjas”. Todo el mundo conoce el comercial y se sabe la frase, está en la memoria emotiva de todos los mexicanos, quienes la recuerdan con mucho cariño. Para mi sorpresa, me contactó Tang; hablamos, cotorreamos y gracias a Dios estamos aquí lanzando esta campaña.

Te caracterizas por siempre añadir tu toque a los proyectos a los que te sumas, ¿sucedió lo mismo en esta ocasión? Para mí fue un proceso muy orgánico y estoy feliz de que así sea, porque no podía concebirlo de otra manera. Yo no podía ser el mayordomo de Tang sólo porque me llamo Jaime. Estuvimos platicando y el proceso creativo fluyó porque creo que tanto ellos como yo teníamos en mente que esto siguiera por ese camino. Ese fue el cometido. ¿Cómo fue rodar esta campaña? Estuvo increíble porque los comerciales se hicieron aquí. Amo estar en México porque lo extraño mucho, y esta oportunidad que me brindó Tang fue algo a lo que no pude decir que no.

Me da mucha risa cuando en algunos medios de comunicación me preguntan con una connotación negativa si regresaría a México a trabajar, como si se tratara de algo malo. Para mí la respuesta siempre es: “Por supuesto”. Número uno, tengo una carrera allá por la trayectoria que primero tuve en mi país; número dos, voy a estar en donde me den la bendición de ofrecerme trabajo para que pueda mantener a mi familia, aunque eso sea en Estados Unidos, mañana en Colombia y pasado mañana en México.

Se hizo un eco impresionante en redes sociales desde que subiste la imagen que detonó todo esto, ¿qué te pareció recibir tanto cariño? Lo que más me emociona de esta campaña es que fue la gente quien la creó. El entusiasmo y la idea nacieron, tanto de parte de Tang como de la mía, por el involucramiento de la gente, por toda esa retroalimentación que ellos mismos generaron. No podía ser de mejor manera.

Este proyecto te dio la oportunidad de convivir con algunos de tus seguidores, ¿cómo describes esos momentos con ellos? Es padrísimo. Honestamente lo disfruto mucho porque es trabajo, pero te preparas y te mentalizas para pasártela bien, para tratar de la mejor manera a las personas que te hacen el favor de venir y regalarte un poco de su tiempo. A mí no me gusta que nada más lleguen y posen para la foto, me gusta sacarles plática, preguntarles su nombre, saber a qué se dedican y si les gustó esta campaña. Siempre trato de interactuar con ellos y tener una relación más personal, que sientan que valió la pena venir hasta acá, pues valoro mucho todo lo que hacen por venir a conocerme, como una fan que vino en transporte público desde Hidalgo para poder platicar un rato conmigo.

Concluyes una etapa con Jane The Virgin, ¿cuál es el balance que haces tras esta experiencia? Jane The Virgin fue una bendición, me abrió las puertas en Hollywood y me llevó a hacer grandes amistades como con Jennie Snyder Urman, que fue mi showrunner en ese proyecto, y ahora con Broke, otro show que estoy a punto de empezar. El personaje de Rogelio de la Vega se convirtió en uno de los favoritos de los fans y eso es algo muy bueno que le agradezco a Dios. Siempre, el que viene después es algo complicado. Muchas veces se baraja la posibilidad de hacer un spin-off, en este caso a lo mejor uno de Rogelio, pero éstos son extraños, de repente funcionan y de repente no. Jennie me dijo: “Yo prefería desarrollar un show nuevo para ti, uno de tipo multi-cam de 30 minutos, un formato que vas a amar porque es con público en vivo como en Friends o The Big Bang Theory”.

Lo empezamos a desarrollar, lo hicimos y se lo presentamos a CBS. Gracias a Dios les gustó, compró el guión y ordenó un piloto. Me pongo a pensar y no encuentro palabras para expresar la gratitud, la emoción y lo que significa tener un show en CBS, la cadena de televisión más grande del mundo y en el formato televisivo más exitoso de todos. Está cañón.

¿Ésta era tu meta cuando te fuiste a Estados Unidos? Creo que se dio sin querer. Siempre he sido fan del formato, de Friends, Two and a Half Men y shows como éstos, y como que sin querer lo sembré en el universo, y el universo escucha. Meta, pues, sí lo era, pero la verdad es que a mí me gusta ponerme muchos objetivos, porque si sólo te pones uno, cuando lo alcanzas te mueres en ese momento, llegas a tu límite y te sientas en el sillón de la mediocridad.

Cuando estás constantemente en movimiento y tu vida es muy dinámica, llena de retos, todo es más emocionante. ¿Qué tuvo que pasar para alcanzar este sueño? Recuerdo que un amigo me decía: “Esto no es coincidencia, ¿eh, wey?, llevas 27 años en este negocio y traes una marea que ha crecido con todo eso”. Me puse a pensar en eso y sí creo que eventualmente todos esos años de trabajo y sacrificios que traes atrás desembocan en algo bueno, pero muchas veces no, porque hay gente que se pasa esperando toda la vida que esto ocurra.

Soy muy afortunado de transitar por un buen camino, sin queja alguna, con puras bendiciones, amor y agradecimiento. Es difícil estar fuera de México, pero mi familia y yo tenemos una vida tan linda en Los Ángeles, llena de felicidad, que hace que exista ese balance justo en la vida. Broke es una adaptación de la comedia colombiana Pobres Rico, un proyecto que ya conoces, pues hiciste su versión en México (Qué Pobres tan Ricos), ¿fuiste artífice para que esto sucediera? Los productores de la serie somos Ben Silverman, Alex Herschlag, Jennie Urman y yo. Ben es conocido por comprar producciones extranjeras y tropicalizarlas para Estados Unidos.

CUESTIÓN DE ESTILO

Tu Tang favorito: “El de naranja”

Tu estilo: “Cómodo. Lo que me sienta bien es lo mío, pero soy mucho de streetwear. ¡Tenis! Siempre streetwear, nunca mirrey”.

Tus básicos: “Tenis, pantalones cómodos y una t-shirt”

Tu lugar predilecto para vacacionar: “Cualquier playa en México”

Comida preferida: “Mexicana y japonesa”

Series que recomiendes: “New Amsterdam y The Umbrella Academy”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Podría interesarte

Leer más de