boxBannerCont.php

Estilo DF Billy y Claudia

Por: Carolina Valdes

/ Lunes 12 de febrero de 2018

ENAMORADOS COMO EL PRIMER DÍA.

 

TODOS LOS DÍAS SE PREOCUPAN POR ALIMENTAR SU AMOR, EL CUAL LOS HA HECHO CRECER PERSONAL Y PROFESIONALMENTE

La historia de este amor comenzó hace poco más de seis años, cuando un amigo en común los presentó. Y desde el primer momento en el que sus caminos se cruzaron, Claudia Álvarez (CA) y Billy Rovzar (BR) no se han soltado. Fueron más o menos cinco años de noviazgo, una entrega de anillo de compromiso digna de cualquier escena de las teleseries o películas que él produce, y una boda de ensueño que tuvo por escenario la Riviera Nayarita en la que formalmente se dieron el “sí”. Billy y Claudia platicaron con EstiloDF acerca de cómo han sido para ellos estos años que han caminado juntos, y de qué manera han hecho frente a las situaciones difíciles que en toda pareja se presentan. Como novios, a un año y meses de haberse convertido en marido y mujer, hablaron, como lo suelen hacer, sin rodeos, acerca de lo que han hecho para convertirse en una de las parejas más estables del medio artístico.

 

¿Cómo definen estos seis años juntos?

CA: Para mí es lo mejor que me ha pasado en la vida. Tengo un hombre que me complementa en todos los aspectos, es mi todo en la vida, sé que suena muy romántico, pero es que de verdad con Billy entendí el significado de lo que es el amor eterno. Tengo seis años viviendo un sueño de crecimiento, de amor, de lealtad, de romanticismo, de entrega y de apoyo.

BR: ¿Qué digo después de eso? Estos años son de admiración total a mi mujer, es un periodo de edificación total a todo lo que ella es. La admiración que le tengo es inmensa como actriz, como emprendedora y como alumna de la vida porque siempre está buscando cómo cambiar las cosas, cómo mejorar la vida, y yo soy igual. Los dos coincidimos en que tenemos necesidad de ser mejores personas y con Clau encontré al ser perfecto para eso, con libertad mutua de dejarnos volar porque eso también es importantísimo.

 

¿Se dan tiempo de celebrar fechas como el 14 de febrero con todo y sus ocupaciones y horarios que a veces no coinciden?

CA: Es un festejo del amor. Todo el mundo en la vida lo busca: se manifiesta en el cine, en las canciones, entonces si se tiene, uno busca cómo crecerlo. Comercialmente tenemos un día y es maravilloso, hermoso, positivo y energético celebrarlo porque la gente vibra diferente, es un día en el que hay más sincronía.

 

¿Utilizan algún mecanismo para mantener firme su relación?

BR: Lo que Clau y yo hacemos es usar estrategias, nos sentamos a platicar acerca de cómo solucionar un problema, si de repente hay un malentendido. Tenemos estrategias puntuales que aplicamos para dominar el ego, porque cuando dices algo que no debiste decir en una pelea, el ego se mete en el camino del perdón y nos impide ofrecer disculpas, por eso usamos esas técnicas para que el ego no se dé cuenta que nos vamos a pedir perdón y así desactivamos enojos.

 

¿En qué consisten esas estrategias?

BR: Si Claudia se molesta porque llegué de trabajar, me comí su sándwich y era el último pan y el último tocino que había en la cocina, y se enoja conmigo porque además ese día estaba de malas, todo eso no tiene nada que ver con la relación que formamos, ¿qué tiene que ver ese pinche sándwich o esa pinche quesadilla con el hogar que estamos armando? Éste es un ejemplo de muchos que pueden ser motivo de peleas entre la pareja, lo importante y efectivo en todos los casos consiste en aislar el ego de la relación, por eso, a media pelea nos decimos: “Recordemos que esto no tiene nada que ver con nuestra relación”, y así entendemos que esa discusión es aislada.

CA: Nos podemos molestar pero de todos modos nos decimos: “Te amo con toda mi alma, pero esto me molesta”, y así se bajan los ánimos de cien a cero, en serio; sin embargo, si un motivo insignificante crece hasta hacerse pelea, es que atrás hay causas más grandes o bien se dejan llevar y el ego nos hace sentir que tenemos la razón, aunque muchas veces sepamos que no es así, pero en medio del enojo tratamos de luchar y de ganar la batalla.

 

¿Cómo articularon esta dinámica de convivencia?

BR: Con mucha lectura.

CA: Billy es un hombre que ha leído mucho sobre Programación Neurolingüística y me ha ayudado a mí también muchísimo, los dos hemos leído también sobre inteligencia emocional y así aprendimos que todo en la vida es una estrategia; por ejemplo, cuando hemos discutido Billy y yo empleamos algo que es bien padre y es que en lugar de pedir perdón, articulamos algo físico en el momento, podemos estar muy molestos el uno con el otro, incluso ni hablarnos y estar cada quien de su lado de la cama, pero de repente si yo llego y le toco dos veces con mi dedo en su brazo eso significa perdón y es impresionante como el enojo desaparece. Por más molestos que estemos nos desarmamos, nos reímos y empezamos a hablar desde el corazón.

 

¿Esto es algo que ustedes recomendarían a otras parejas?

CA: Es algo que Billy yo usamos, y nos ha dado buenos resultados, otras parejas tendrán sus propios mecanismos.

BR: El consejo, claro, es que los dos hagan su estrategia, la que sea, para saber qué van a hacer cuando se enojen porque por más que digan y prometan que ya van a cambiar, no sirve de nada si no se tiene una estrategia. Por ejemplo, que ambos establezcan que cuando uno esté enojado, el otro lo abrace para que, de esta manera, en medio del malestar, se sepa que el otro quiere arreglar las cosas y los dos tienen ganas de llegar a una solución. Pero eso lo deben platicar con su pareja, no sea que al tocarles en medio del enojo, sea peor.

 

Esta táctica funciona más cuando ambos son temperamentales…

CA: Billy tiene el mejor carácter del planeta, es el hombre más positivo y buena onda, yo soy la que hago berrinches, soy mujer y soy muy hormonal.

BR: Por más que haya teorías y pronunciamientos que buscan empoderar a la mujer y buscan la igualdad, no se les va a quitar nunca que cuatro días al mes haya que mandarlas de viaje.

 

¿Eso de que eres muy hormonal siempre lo supo Billy?

CA: Desde que empezamos le dije: “Mira Billy, soy la mejor novia del mundo 28 días al mes, pero sólo cuatro voy a ser la peor que conozcas”. Se lo avisé, no podía ir por la vida diciéndole que era la mejor del mundo porque me conozco y sé que soy así, muy hormonal, le expliqué lo que dicen las letras chiquitas desde el principio.

BR: Pero también pregúntenme qué tan en serio me lo tomo y esto es un consejo para los hombres: “No les hagan caso, entiendan que ellas en esos días están pasando por un proceso hormonal”. Entendamos que ellas se la pasan mal, por eso si nos dicen o nos reclaman algo, lo que sea, debemos entender que la están pasando peor, por eso tengamos empatía con ellas, abracémoslas y digámosles que no se enganchen y que fluyan.

 

¿Para lograr el éxito en su relación también ha influido el que Billy sea mayor?

BR: Claro, tengo más años y más relaciones, eso también influye.

CA: Chicas, agárrense a un hombre vividito. Hay hombres de 50 años que están más niños que cualquier chavito de 18. No tiene nada que ver la edad, lo que cuenta es el trabajo interno personal, lo que lees, lo que haces por ti, por tu entorno, porque mucha gente puede decir que busca una relación linda, pero ¿qué está haciendo día a día para tenerla?

 

¿Cómo ha sido estar con un hombre que además de tener más experiencia en la vida tiene hijos, y además jóvenes?

CA: Siempre he dicho que la ventaja que tengo sobre otras parejas es que sé cómo es Billy como papá: es un buen padre, un hombre disciplinado, que se lleva increíble con su ex esposa a la que quiero mucho, eso también habla de la calidad de humano que es porque regularmente no sabemos con quién nos estamos casando. Tengo un hombre a mi lado que ha vivido, ha luchado, ha estado en muchas situaciones positivas y otras no tanto, pero que se han convertido en aprendizajes. Estoy con un hombre al que amo. Billy, ¿qué te hace sentir eso que dice Claudia de ti?

BR: ¡Chingón, increíble! La oigo hablar y pienso que sí está muy enamorada, eso está padre porque eso que a ella le inspiro me hace chingarle más para ser esa persona que ella ve. Siempre nos decimos de broma: “Que no me cache, que no me cache”, y esto se refiere a que no me cache que no soy suficiente para lo que espera de mí, eso me obliga a ser esa persona que ella ve, a mantener el nivel. Me hace sentir que siempre tengo que esforzarme por ser esa persona que la cautivó. El que le digan al ser humano que es grande, lo hace grande, lo potencia, entonces si una mujer habla así de ti, pues tienes que chingarle.

 

¿Aplican eso de que no se van a la cama con enojos?

CA: Al respecto hay todo un tema porque soy de las que necesita hablar en el momento. No me gusta dormirme enojada y Billy es de los que duerme tranquilamente, y yo junto a él pensando que ya se durmió, que debemos platicar, que no podemos dejar las cosas hasta mañana y lo despierto, pero también he entendido que cuando el hombre no quiere hablar, es necesario respetar su espacio porque ellos tienen su propia manera de resolver los problemas.

BR: El hombre se va a su cueva, nosotros no le hablamos a nuestro mejor amigo para contarle lo que nos sucede con nuestra mujer, eso no pasa.

 

Y aunque hay mucho amor, ¿también buscan darse sus espacios?

CA: Billy es un hombre que me da paz emocional, me da mucha tranquilidad. Me voy de viaje y jamás en la vida me estoy preguntando qué estará haciendo o con quien estará, confío plenamente en lo que tenemos, en lo que hemos construido, y él también, por eso es padrísimo salir de viaje y saber que hay a un hombre que da todo por mí; además a él le encanta estar en la casa, jamás me dice que se va con sus amigos, es rarísimo, sí lo ha hecho, pero él es más de estar en su estudio, a solas ya sea jugando, leyendo o viendo series.

BR: En cualquier relación hace falta ese espacio. Así como Clau me dice que se va de viaje con su hermana o que va a cenar con sus amigas, yo le digo que me voy a alguna librería, amo mi soledad. Yo salía de viaje solo desde los 11 años, probé la independencia desde muy chico y no sólo me gustó, además me di cuenta de que la inversión en mi palabra y en mis pensamientos era lo mejor que podía hacer por mí; no digo que estar con gente no sea lo mejor, pero sé que cada cosa que haga por mí, es lo mejor.

 

¿Cómo han hecho para que el asedio de la prensa no dañe su relación?

CA: Nos quieren muchísimo y nos portamos bien, no tenemos ese rollo de escondernos o de ocultar cosas. Hace tiempo publicaron que nos cacharon en el doctor y sí, somos súper abiertos y ya se los habíamos dicho, entendemos perfectamente el trabajo de los paparazzi, de los reporteros; ellos están haciendo su labor y a nosotros no nos inventan cosas, si lo hicieran sí me sentiría agredida pero no, sólo nos han tirado buena onda

BR: Traemos la mejor onda con la prensa. Sí me imagino que hay juntas en la redacción de algunas revistas de espectáculos y seguramente dirán que qué onda con Claudia y Billy, y deben llegar a la conclusión de que por acá no hay nada, estamos abiertos y somos honestos.

 

¿Profesionalmente cómo se ven?

CA: Lo admiro con toda el alma, se me hace un genio, un hombre brillante, sensible, creativo, que todo el tiempo tiene ideas, así estemos a media comida o en pleno juego de Xbox se para y me dice que se le ocurrió tal cosa para una peli o para un juego; todo el tiempo está visualizando y creando a ver qué más hace, y pensando cómo puede innovar; a mí su creatividad me tiene loca y fascinada porque es un hombre que aparte de inteligente, conecta con emociones y sentimientos.

BR: Ella está en uno de los trabajos en el que hay un nivel de competencia tremenda y veo a dónde ha llegado y me encanta; me sé perfectamente los pasos que ha dado para llegar a donde está, pero resulta que no le es suficiente y decide poner un negocio porque sabe de moda y le gusta, monta su show room pero no sólo es la imagen, se encarga de la decoración del lugar, de la elección de la ropa, de las negociaciones con diseñadores y proveedores, lo hace con su hermana Vicky que es con quien aterriza perfectamente sus ideas, pero Clau no sólo habla de ideas, es activa y eso me enamora muchísimo. Tengo una de las mujeres más empoderadas en mi casa.

 

¿Qué planes de trabajo tienen para los próximos meses?

BR: Vamos a estrenar Paramédicos temporada tres, también el 30 de marzo inicia una comedia romántica que se llama Hasta que la boda nos separe y estamos haciendo las series La piloto segunda temporada, y La bella y las bestias que van a salir a lo largo de 2018. Estamos en alrededor de 300 horas de producción al año, cuando al principio hacíamos una hora cuarenta por año, es decir, una película anualmente, eso habla de cómo está nuestro país a nivel creativo, y disfrutando aún el Emmy que nos ganamos porque nunca una productora mexicana lo había obtenido.

CA: El 11 de marzo doy una función de la obra Conejo blanco, Conejo rojo, una puesta en escena donde no hay dirección, no tengo ni idea de qué trata la obra hasta que esté en el teatro ya frente al público, abriré un sobre y ahí me enteraré de todo, es un reto actoral muy interesante al que no me pude resistir, claro que me dan nervios pero me encantan los retos. También estreno una película que se llama Todas caen, una comedia romántica, pero eso será hasta dentro de un año.

Conoce la versión digital de nuestra revista

Foto de Perfil Mario Bautista
Portada-Web-Jesús-Navarro
ceci
eugenia