× NOTICIAS DESTACADAS MODA BELLEZA ESTILO DE VIDA RECOMENDACIONES EDICIÓN DIGITAL MOTOR

Miguel Guadagnini busca capturar la esencia de las personas

por: Pepe Real

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La figura humana es lo que más le apasiona pintar. Para Miguel Guadagnini, esta temática representa un reto constante no sólo por los diferentes tonos de piel o rasgos físicos, sino por algo más que le fascina capturar: la esencia de las personas. “Me han dicho muchas veces que pareciera que me enamoro de cada rostro que hago, que cuando le estoy dando los últimos toques de color se ve como si acariciara la piel con el pincel, y en realidad así es”.

 

Por Pepe Real

Durante la pandemia, el joven creador -egresado de la carrera de Diseño Gráfico y Comunicación Visual- afianzó su pasión por la pintura, que antes realizaba solo como hobby. Miguel destaca que la primera persona que lo introdujo al mundo de la pintura fue la maestra Hilda Márquez, pintora mexicana que tiene su estudio en Coyoacán. “Ahí realicé mis primeros trazos, es una persona que me ha dado tanto en la vida, nunca dejo de aprender de ella.

“También conocí el arte de Santiago Carbonell, un pintor hiperrealista español que radica en México, al ver su trabajo me enamoré de la figura humana. Después perfeccioné mi técnica en seminarios con Omar Ortiz, Francisco Vázquez y José Miguel Villalba, para mí los mejores exponentes de figura humana hiperrealista”.

Guadagnini define su trabajo creativo como realismo figurativo, antes que hiperrealista: “Definitivamente lo que me sensibiliza y me gusta mucho es la figura humana, pero no me agrada pintar demasiado real, porque ¿cuál es la diferencia entre una foto y algo que tú creaste? Los detalles representan la esencia de cada persona, incluso sus arrugas o canas.

“Para mí, cada huella que tiene tu cuerpo representa alguna vivencia, quizás un enojo, una decepción o muchas alegrías, eso se me hace precioso en las personas. Cada rasgo es lo que te distingue y por eso trato de ser fiel, no como una fotografía, porque no quiero que mi obra sea aburrida. Sí es un retrato fiel, pero con otro enfoque, el del arte”.

¿Qué te impulsó a pintar mujeres icónicas como Frida Kahlo?

Busco rendir un homenaje a las mujeres, pero no como musas ni como objetos de admiración, sino como personas que hicieron algo por la sociedad o por el arte de México y el mundo. Empecé por Nahui Olin, una mujer infravalorada; ella comenzó a modelar, tenía el cabello color naranja, totalmente fuera de su época; es un personaje muy interesante, de hecho conoció a Diego Rivera y al Dr. Atl. Me gusta darle ese impulso a personas que están olvidadas como Nahui Olin, que poca gente sabe quién es. Después me seguí con Frida Kahlo porque rompió paradigmas, exploró nuevas cosas y se apasionó por la pintura. Ambas son para mí una fuente de inspiración.

En algunos de tus cuadros se nota que no te quedas sólo con la imagen de la persona, sino que buscas contextualizarla…

Comencé a hacer historias en la misma obra, como en el retrato de Frida Kahlo: en el fondo puedes ver el Palacio de Bellas Artes, una hermosa Catrina, Diego Rivera, un corazón espinado, que representa tanto dolor que ella vivió, y hasta un alebrije jugando. Quiero que mi obra no sólo sea digna de admirarse, sino que te transmita muchas cosas al tenerla enfrente.

 

¿Cuál es la obra que más te ha llenado de orgullo?

Me invitaron a intervenir un papalote en el cual pinté a Francisco Toledo, fue una obra que se tuvo que terminar en muy poco tiempo, en dos días, pero quedó increíble; me dio mucho gusto que estuvo saliendo hasta en televisión y siempre recibió buenas críticas; esa obra se subastó y el dinero se donó íntegramente a la Cruz Roja Mexicana.

¿Hay algún cuadro que te llevó más tiempo de lo planeado?

“La miel de tus labios”, es una muchacha a la que se le derrama miel en el rostro; lleva una cantidad impresionante de detalles y no quise pintarla de primera intención, sino con la técnica de veladuras, entonces fue casi un mes de trabajo desde la mañana hasta la madrugada.

¿Recuerdas el primer cuadro que pintaste, aún lo conservas?

¡Sí!, hace mucho tiempo estaba enamorado de Milla Jovovich y cuando tomé mi primera clase de pintura decidí pintarla, y sí, aún lo conservo.

¿Qué opinión te merece la situación actual que atraviesa el arte mexicano?

Me duele mucho que se haya retirado el apoyo al arte por parte de las instituciones; las galerías y artistas tienen que salir adelante por sus propios medios, y ahora es más complicado por la pandemia, ya que no es tan fácil organizar exposiciones o eventos para dar difusión.

¿Qué retos has enfrentado para abrirte paso en el arte?

Como ahora todo se maneja por redes sociales, te das cuenta que los artistas que tienen más tiempo que tú o son reconocidos a nivel mundial, tienen mucha ventaja en cuanto a seguidores, puertas abiertas, etcétera.

¿Qué otro tipo de arte realizas aparte de la pintura?

Me gusta dibujar, también me agrada la escultura; tengo un hobby muy particular que son los autos, de repente esa pasión me llevó a conocer a mucha gente del medio y me piden que les haga arte en sus coches.

Platícanos alguna anécdota memorable sobre tu trabajo artístico…

La más increíble es que tuve la oportunidad de pintar a Don Koenigsegg, y tuve de cómplice a su novia. Es un apasionado de los autos y dueño del Koenigsegg de 30 millones de pesos que tuvo un accidente en Reforma, afortunadamente él está bien de salud, es una excelente persona. Tiene su canal de YouTube en el cual habla de autos y tips de vida. Le hicimos una entrega sorpresa en el estudio y casi se le salen las lágrimas cuando vio su pintura.

Instagram: @mike.guadagnini

Facebook: Mike Guadagnini Fine Art

Y tú, ¿qué esperas para cumplir tus sueños?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Podría interesarte

Leer más de