Conoce la historia de Raúl Jiménez y Daniela Basso

Como de película romántica, así es la historia entre la actriz y el futbolista, quienes a pesar de sus propios prejuicios y la distancia

por: Regina Murillo

12 febrero, 2021

Conoce la historia de Raúl Jiménez y Daniela Basso

Raúl Jiménez y Daniela Basso

Entrevista por: Rodrigo Araiza P.

Wolverhampton es una pequeña ciudad inglesa ubicada a casi tres horas de Londres. Allí viven Raúl Jiménez (RJ) y su novia Daniela Basso (DB), con quien recientemente tuvo a la pequeña Arya. Y es precisamente desde la calidez de su hogar que nos cuentan su historia, desde cómo se conocieron por redes sociales hasta la dicha de convertirse en papás.

A la distancia, Raúl y Daniela proyectan un carisma muy particular, entre ambos existe una complicidad que resalta en cada una de sus respuestas. Además, se nota que hay amor, respeto y, sobre todo, admiración, y es que ambos coinciden en que esos son los pilares de una pareja sana y estable.

La entrevista pasa entre risas, miradas tiernas y uno que otro balbuceo de Arya, quien en brazos de su mamá demostró su buen comportamiento, y tanto Raúl como Daniela no pierden oportunidad de bromear y recordar algunos de los momentos más importantes de su vida en pareja.

Conoce la historia de Raúl Jiménez y Daniela Basso

¿Cómo se conocieron, quién dio el primer paso?

RJ: Fue gracias a las redes sociales. A través de Instagram subí una historia de que iba con la Selección a Rusia, y ella me respondió: “Que te vaya muy bien, bonita semana”, y empecé a hablar con ella.

DB: Después de un tiempo que estuvimos platicando, me pidió mi número de celular y empezamos a hacer videollamadas. Luego de un mes me dijo que iba a México y que fuera por él al aeropuerto, me convenció y terminé yendo. Fue de película porque nuestro primer contacto fue que al llegar me cargó como princesa y me dio un beso, y yo así de “ok, mucho gusto”.

Conoce la historia de Raúl Jiménez y Daniela Basso

Inevitablemente siempre que vamos a conocer a una persona nos creamos prejuicios, a veces erróneos y en ocasiones acertados; en su caso, ¿qué pensaban el uno del otro antes de conocerse?

DB: Pues en los clásicos estereotipos de los futbolistas: que son un despapaye, para qué me meto con un futbolista si normalmente son infieles, suelen ser los prejuicios. Iba pensando un poco en eso, pero cuando lo conocí me sorprendió muchísimo porque es un ser súper humilde, trabajador, muy enfocado en lo que quiere, familiar, entregado, entonces me cambió el chip y dije “enamorada”.

RJ: Fue un poco parecido, en pláticas con mis amigos les decía que jamás andaría con una actriz, y mira, al final aquí estamos, ella con un futbolista, yo con una actriz. Cuando la conocí comprobé lo que había leído en mensajes y visto en las videollamadas, afortunadamente no me llevé un mal sabor de boca.

Cada uno tiene su profesión, ¿qué tan complicado fue darse tiempo para salir y conocerse?

RJ: Fue difícil porque justamente estuve dos semanas de vacaciones, nos conocimos en persona una semana y media; faltando tres días para regresarme a Portugal -porque allá jugaba-, le dije si quería ser mi novia; iba a estar difícil de lejos, pero fue muy padre, ella iba y venía a Portugal.

DB: Las palabras exactas fueron: “No me puedo ir de aquí sin que seas mi novia”. A mí se me complicó un poquito porque cuando estaba allá me llamaban para algo de chamba o para algo importante, había opción de poder regresarme y a veces no, de pronto me pesaba un poco, para mí antes era mi carrera, luego mi carrera y al final mi carrera, pero fue amor a primera vista porque dije “ok, no me importa nada”; sí perdí varias oportunidades, pero gané algo que es más importante: mi familia.

Conoce la historia de Raúl Jiménez y Daniela Basso

¿Cómo fue su primera cita?

RJ: Ese día fue por mí al aeropuerto, de ahí nos fuimos a comer a un restaurante, estuvimos platicando un rato, casi prácticamente a diario nos estuvimos viendo.

DB: Esa semana nos veíamos a diario; un día fuimos al teatro con su familia: abuelos, tíos, primos, fue como de golpe toda la semana, fue una locura.

¿En qué momento formalizan su relación y deciden vivir juntos, qué los llevó a este momento?

RJ: Hace un año llegó Dani por estas fechas para pasar su embarazo, tenía tres meses; decidimos que viniera a vivir aquí para estar juntos y formar nuestra familia.

¿Se ajustaron fácilmente a vivir juntos o tardaron un poco?

DB: No sólo fue adaptarnos a la dinámica familiar, sino que aparte nos tocó la pandemia; fue 24/7 juntos, porque al principio fueron dos meses que él no entrenó, fue una prueba de fuego: o nos iba excelente o nos iba fatal, pero estuvo excelente porque nos llevamos muy bien, es muy raro que nos peleemos, es trabajo en equipo cien por ciento.

Conoce la historia de Raúl Jiménez y Daniela Basso

Al ser Raúl la sensación mexicana en el futbol europeo, prácticamente en México todos los días están al pendiente de su carrera, ¿de qué manera se lidia con la atención que le prestan a tu pareja?, y por otro lado, Raúl, ¿de qué manera Daniela se convierte en tu ancla a la realidad y te ayuda a tener estabilidad?

DB: Es increíble, qué padre ver que admiren y estén al pendiente de tu pareja; no hay nada más importante, en cuanto compartes tu vida, que admirar a tu pareja, y yo lo admiro profundamente, y sé que él me admira; por supuesto que me pavoneo viéndolo exitoso, cómo lo saludan en la calle y cómo se preocupan por él.

RJ: Es la primera vez que me toca vivir con mi pareja, creo que llegó para hacerme madurar en algunos aspectos, hacerme un hombre de familia y a ser esa ancla: si me quiero subir al ladrillo, ahí está para bajar me; si algo me sale mal, ahí está para animarme, es parte importante.

Sin duda la vida de un futbolista, en este caso de la categoría de Raúl, depende de su profesión totalmente, desde mudarse hasta adaptarse a una comunidad nueva, eso es algo que implica sacrificios, ¿cómo llevan esta situación? Y Daniela, ¿cómo has encontrado espacios y oportunidades para también realizarte profesionalmente?

DB: Creo que, en lugar de decirles sacrificios, está padre llamarles oportunidades, porque a lo mejor dejé mi carrera, pero tengo la oportunidad de empezar algo aquí, entonces yo decido verlo así. Fue difícil dejar lo que más amaba hacer, pero ahorita tengo el papel más importante que es ser mamá; está increíble, para mi carrera es una pequeña pausa y podré retomarla en algún momento, ahorita me siento muy feliz.

DB: Todo le ha tocado bonito y fácil, jajaja.

 ¿Cómo se enteraron de que serían papás?

Ya lo habíamos planeado, teníamos la intención, pero yo estaba con él y me empecé a sentir muy chípil, muy triste, por todo lloraba, me sentía súper mal; luego llegué a México y empecé a tener dudas, me hice la prueba y sabía que estaba embarazada, le di la noticia y se puso a llorar.

Conoce la historia de Raúl Jiménez y Daniela Basso

Desafortunadamente Raúl tuvo el accidente en la cancha, ¿cómo salieron adelante de ese momento y qué tan importante fue el apoyo mutuo?

RJ: Fue un momento duro, complicado, uno nunca quiere vivir ese tipo de cosas; creo que le tocó lo más complicado a ella porque el partido fue en Londres, estamos a dos horas, ella viéndolo desde casa. Yo no me acuerdo ni del momento, recuerdo nada más haber despertado en el hospital después de la operación. Pero es duro el regresar a casa y no poder hacer muchas cosas, caminar lento, es difícil, pero ella siempre estuvo aquí para apoyarme, hasta el desayuno en cama me tocó.

A través de redes sociales, los seguidores del equipo y aficionados enviaban mensajes de apoyo, ¿cómo te sentías con tales muestras de afecto, Dani?

DB: Después del susto y la parte fea, porque finalmente escuchar que se fractura un brazo es feo, pero no es tan alarmante como verlo inconsciente en la cancha, fue muy duro, el viajar sola con la bebé, esa angustia. La verdad es que fue impresionante, se me pone la piel chinita; nunca imaginé el apoyo que tuvimos en ese momento aquí, de verdad llegaban vecinos, familiares, las esposas de los jugadores, me traían comida, le hicieron una manta a Raúl. En el momento es un poco abrumador porque es mucha gente, pero cuando tocas la realidad de lo que está pasando ves el alcance y lo querido que es.

Ahora tienen una familia de tres integrantes, la responsabilidad es mayor al igual que el compromiso, ¿les preocupa el regreso de Raúl al futbol, se replantearon sus prioridades en ese sentido?

RJ: No, al final era lo que hacía, ya estábamos acostumbrados, es más cómodo para ella que esté todo el día en casa, jajaja; eso no me lo va a negar, ella está cuidando a la bebé y yo hago el desayuno, nos hemos dividido muy bien las tareas y los cuidados de la bebé, entonces ha sido algo muy padre.

DB: El miedo de que regrese no, ninguno, ahora sí que, si te caíste del caballo, vuélvete a trepar, creo que él tiene muchísima seguridad. Las cosas no cambian, vamos a seguir luchando para que salga adelante y sea el triple de exitoso de lo que está siendo.

Conoce la historia de Raúl Jiménez y Daniela Basso

Por otro lado, y más allá de las formalidades, etcétera, ¿han pensado en casarse, cómo imaginan su boda?

RJ: Dani tiene mucho la ilusión, es algo que puede pasar, llegará en su momento.

DB: El matrimonio está, lo que tenemos aquí en casa es un matrimonio, una familia, realmente no necesitamos casarnos; a lo mejor nací en una cultura donde el sueño del vestido, la boda, sí me dan ilusión, pero teniendo lo que tengo, y lo digo de corazón, sería mera formalidad o cosa romántica.

¿Qué proyectos tienen para este 2021?

RJ: Primero que nada, regresar lo antes posible a jugar, pero sin descuidar a mi familia, ellos son mi mayor proyecto; el seguir siendo una persona exitosa en mi trabajo.

DB: En algún punto queremos agrandar la familia; con la pandemia es un poco complicado, pero también quiero regresar a trabajar a lo mío, quiero que mi familia conozca a mi bebé, son muchas cosas, pero por lo pronto el paso que sigue es que él regrese a las canchas.