¡Se vale babear! ¡Estos son los famosos churrohelados!

Para qué conformarse con un postre cuando se pueden tener dos en una sola presentación, checa dónde puedes saborearlos

por: Victoria Martínez Enríquez

28 agosto, 2021

¡Se vale babear! ¡Estos son los famosos churrohelados!

A todo aquel mexicano que después de cenar unos deliciosos tacos diga que «no» frente a un suculento postre, hay que revisarle bien el acta de nacimiento y corroborar que no ande “depre”. Bien dicen que tenemos una “pancita de lo salado” y otra más para lo dulce. ¡Pero, claro, cuando se trata de antojo azucarado, qué tal un churro calentito!

Los clásicos churros se sirven bañados en azúcar o azúcar con canela, si te quieres ver más empalagoso puedes optar por los que van rellenos de mermelada, lechera, chocolate o nutella, pero la sensación de ahora son los churrohelados.

Imagina saborear tu helado favorito, pero que cuando tengas que dar la mordida en algo crujiente la opción sea un churro. En cuanto nosotros lo vimos, a pesar de tener miedo al compromiso, dijimos fuerte: ¡sí, acepto!

Este postre está en proceso de expansión, ya que la “moda” inició en un sitio llamado Estación Churro, que se encuentra en Mazatlán, Sinaloa. ¡Alto ahí!, antes de que digan que estamos en la Ciudad de México y que por eso la revista se llama EstiloDF, nos dimos a la tarea de buscarles algunas opciones en tierra chilanga.

Si viven al sur, la invitación es a la Fábrica Churrería, que se ubica en Canal de Miramontes 3155, en el llamado Nuevo Bazar de Pericoapa. Ahí la manera en la que lo sirven es el helado o una deliciosa malteada granizada en vaso, pero eso sí, con su correspondiente ración de churros a un costado.

Y si viven más al Centro Histórico, en la zona de la Roma, Condesa, Polanco, incluso en Santa Fe, sólo basta con acercarse a un clásico de la ciudad: El Moro. Si nos referimos a churros aquí pueden encontrar los clásicos delgaditos recién fritos que crujen intensamente en cada mordida, pero también pueden revisar la carta y encontrase con una palabra mágica: Consuelo.

¡Ah, qué buen nombre! Nada más consolador para nuestra “pancita dulce» que este postre, el cual consiste en un churro enrollado que hace las veces de una base, sobre la cual puedes elegir desde los clásicos sabores de helado como chocolate, vainilla y fresa, hasta llegar a los más mexicanos como horchata o coco. Encima de la bola de sabor se incluye otra capa de churro, para formar una especie de sándwich.

Si tu gula es grande hay una presentación de mini consuelos, en realidad es un plato que incluye tres “sandwichitos” para que puedas disfrutar sabores diferentes de relleno. No dejes de preguntar por los ingredientes de temporada, te sorprenderás de la oferta de helados que tienen según el momento del año.

Ahora sí, ya les pasamos el tip y nos urge un “consuelo”.